sábado, noviembre 04, 2006

¿Oui?

Tristemente recuerdo que lo único que sabía decir era "oui", ver "La pantera rosa" había trastornado un poco a la niña, pero entre las horas en la guardería y el poco tiempo que pasaba yo con ella... Tal vez el sargento francés aquel la educaba mejor que yo...

-¿Quieres comer? -preguntaba yo siempre a la misma hora...
-Oui... -respondía ella entre balbuceos...

Me deprimía el hecho de que su primera palabra no fuera "mamá" o "papá" sino "OUI", mi hija parecía educada por la TV, tal vez, luego, con la televisión por cable llegue a memorizarse todos lo programas de Discovery Channel y ser una niña genio, tal vez viendo People and Arts, se convierta en una genial Decoradora de Interiores... Pero la pequeña sentía una extraña fascinación por aquel triste y patético sargento... Pero bueno, la idea me convencía mas que el hecho de que pudiera ver alguna serie de MTV, en esos casos extremos, tal vez dejaría mi trabajo...

-¿quieres comer un poco mas?

Ella nunca decía que no, simplemente movía la cabeza...

-¿Entiendes lo que dices?
-Oui...
-¿Por que no lo dices en español?

-silencio-

-Pero no es difícil... Sólo di "si"
-Oui...
-No digas "oui", di "sí"
-Oui
-¿No puedes decir solamente "sí"?

-de nuevo el silencio...

-¿Entiendes que te quiero?
-oui
-Y que debes de hablar mi idioma?
-oui...

Esto era un chantaje sentimental muy bajo...

-Si no dices "si" indica que no me quieres...

La niña no era tonta, sabía de lo que hablaba, había chantajeado a su padre así antes y podía chantajearla así a ella ahora. Sin embargo... ¿Silencio? ¡¿Silencio?!

-Muy bien jovencita...-dije en tono autoritario- Sé que tienes dos años, pero no te harás la lista conmigo, ahora, si no me quieres a mi... Tal vez tus afirmaciones francesas puedan convencer a tu padre... ¿Entendiste?

Con sus ojotes de niña inocente me miró asombrada y respondió.

-¿SI?

Para ser nuestra primera batalla, había salido victoriosa


..::Literatura espontánea::..

2 comentarios:

Ceci dijo...

Siempre batallas.

A veces padres, familiares, amigos, a veces parejas o batallas con uno mismo.

La batalla entre hacer lo que uno tanto desea contra hacer lo que el ser que amamos tanto desea.

Batalla difícil... al hacer feliz al otro logramos por consecuencia ser felices nosotros mismos, aunque ¿que hay con eso de que si no te amas a ti mismo no puedes amar a los demás?

Batallas, desde siempre, para siempre.

Con la fortaleza necesaria aprendes a vivir tranquilo ignorando que son batallas y sintiendo simplemente que son el aderezo de cada día.

Con la fortaleza adecuada logras siempre ganar una sonrisa, ya sea por elegir lo que tu requerías o por elegir servir a los demás.

Pero con una fuerza desajustada los seres pueden perderse en un egoísmo ciego… con un déficit de fortaleza las batallas pueden hundir a los seres en una esclavitud por el resto de su vida.

Luchando batallas…CECI

Luis el Soñador dijo...

Algun remanente de la pantera rosa en tu juventud, lina?
Tipica discuciòn entre madre e hija, una que no acepta la diversidad de lenguas y el ''open mind'' de su hija al pronunciar frances y la testarudez de la pequeña al contradecir a su madre, doblò sus intenciones con la solo menciòn del padre... Vaya vaya, chica lista.
Oui? El padre solo escucharà a una mocosa intentando pasarse de lista... Cruel logica paternal.
Saludox amor mio.
Atte: Luis ( tu zharrow)