martes, enero 27, 2009

Deberíamos de estar ahi,
sentadas en aquella banca,
esperando a los príncipes que nunca llegarán,
por que no existen.

En lugar de ellos tenemos a nuestros hombres,
reales y mortales,
sin espadas ni dragones que matar.

(Nuestros príncipes sólo tienen a estas fieras para domar)

Caminamos por ahi,
altivas como desde el principio,
por que juntas podemos contra el mundo.
Si quisieramos, podriamos dominarlo,
pero generaría conflictos entre nosotras.

Dos egos tan grandes, o se aman, o se odian.

Deberíamos estar ahí,
en esa banca de Fundidora,
fungiendo como espectadoras,
de la maravilla del tiempo al pasar.

Deberíamos estar ahi,
sentadas a la expectativa,
de un amor verdadero,
de un andante caballero.

Y sin embargo,
no lo estamos,
por que en lugar de esperar,
tu y yo,
hemos decidido tomar las riendas de nuestro destino.

2 comentarios:

káfe dijo...

que onda, aqui comentandole, eeeeeeeeeeee va a haber fiesta el sabado con los del grupoooooooooooooooooooooooo

Irisabella dijo...

Así como un dia nos cansamos de esperar al principe, me he cansado de el hombre mortal que no sabe domar a su fiera.

En fin,te amo nena cuando quieras vamos otraves a esperarlos para no perder la costumbre, y nos llevamos a lucia solo que no se si aprenderia sobre la vida, o solo se uniria a nuestra extraña manera de verla. De cualquier manera es muy pequeña para aprendernos malas mañas